Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

CASA PAULA EN JUBRIQUE, UN COMERCIO DE TODA LA VIDA

Ayuntamiento de Jubrique

Noticias

CASA PAULA EN JUBRIQUE, UN COMERCIO DE TODA LA VIDA

Paula Domínguez y Rafael Ramírez regentan ‘Casa Paula’, un establecimiento que abrió sus puertas hace alrededor de 60 años y que se ha ganado a pulso el cariño de todos los vecinos de Jubrique.
Rafael Ramírez ha explicado que ‘Casa Paula’ antes se llamaba ‘Casa Rogelio’, nombre de su padre y fundador del negocio en 1955. En un principio este comercio únicamente vendía el pan que Rogelio hacía a mano tras comprar trigo en la campiña, molerlo en el molino para obtener la harina y transportarla a lomos de mulos hasta Jubrique. Fue a partir de 1977, momento en que los actuales propietarios se hicieron cargo de la tienda, cuando se comenzó a ampliar la oferta de artículos hasta llegar a crear un verdadero supermercado en el que se venden infinidad de productos como frutas y verduras, charcutería, todo tipo de comestibles, productos de limpieza e incluso flores o sábanas, además del mismo pan de siempre.
Paula Domínguez ha comentado que antes se vendía más que en la actualidad porque el pueblo contaba con un mayor número de vecinos que, en muchos casos, se vieron obligados a dejar Jubrique para buscar un futuro mejor. Aun así, Paula ha reconocido que en fiestas y celebraciones vuelven una cantidad importante de jubriqueños y reciben la visita de turistas, lo que hace que se venda más.
La propietaria ha señalado que “la tienda ha sido el sustento económico de la familia a la vez que nuestra casa y donde han nacido nuestros hijos, aunque actualmente vivimos en la planta de arriba”. Tanto Rafael Ramírez como Paula Domínguez piensan, pese a que les apene, que en un futuro no muy lejano se verán obligados a cerrar este histórico comercio jubriqueño, ya que ambos se encuentran cercanos a la edad de jubilación y sus hijos disponen de un empleo estable, por lo que previsiblemente no continuarán con el negocio familiar.
Para finalizar, los propietarios han añadido que siempre han tenido un trato muy cercano con los clientes, a quienes conocen de toda la vida, y han querido agradecerles su confianza ya que “sin ellos habría sido imposible mantener la tienda abierta durante tantos años”.