Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

CURIOSA HISTORIA DE LA VIRGEN ARTICULADA DE JUBRIQUE Y PROCESIÓN DEL ENCUENTRO

Ayuntamiento de Jubrique

Noticias

CURIOSA HISTORIA DE LA VIRGEN ARTICULADA DE JUBRIQUE Y PROCESIÓN DEL ENCUENTRO

     Unos minutos después del mediodía del Viernes Santo hizo su salida desde la Iglesia de San Francisco de Asís de Jubrique la singular procesión conocida como “El Encuentro”. La principal peculiaridad de este acto litúrgico es que, en la plaza del pueblo, en riguroso silencio y tras ser colocadas la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno frente a la Virgen de los Dolores, esta comienza a moverse, a bendecir a su hijo y a enjugar sus lágrimas por él. Estos movimientos son realizados gracias a la labor de dos vecinos, José Antonio Rojas y Miguel Ángel Aguilar, que manejan el mecanismo articulado con el que cuenta la imagen.
     José Antonio Rojas ha explicado que existen pocas vírgenes capaces de ejecutar movimientos. En el caso de la Virgen de Jubrique, este vecino ha indicado que la articulación de la imagen fue llevada a cabo por familiares suyos y de su primo Miguel Ángel durante la posguerra. Tras ello, se ha mantenido la tradición de poner en marcha el mecanismo de la Virgen durante la procesión del Encuentro, hecho que ya pertenece al acervo cultural de Jubrique y cuyo funcionamiento ha sido transmitido de generación en generación dentro de la misma familia. En este sentido, Rojas y Aguilar han admitido que también se lo darán a conocer a sus hijos para que la tradición perdure en el tiempo. Cabe destacar en este punto que la articulación de la Virgen de los Dolores fue realizada con madera y, para lograr un movimiento natural de los brazos y la cintura de la imagen, es necesario ayudarse de unas varas que sirven para mover las bisagras del mecanismo.
     Por su parte, Miguel Ángel Aguilar ha recordado que en la procesión del Encuentro el trono de Nuestro Padre Jesús Nazareno es el primero en abandonar el templo portado por cuatro personas, que hacen un pequeño recorrido por las calles cercanas a la plaza para volver rápidamente a este punto ya que, ante una gran expectación, pronto llega el momento en que la Virgen de los Dolores sale de la iglesia para acudir al encuentro de su hijo. A continuación, como ya se ha explicado anteriormente, la imagen de la Virgen comienza a bendecir y a enjugar sus lágrimas. Después de esta espectacular representación y acompañada por las magníficas piezas interpretadas por la Banda Municipal de Música de Jubrique, la procesión hace un recorrido de alrededor de dos horas por las bellas y estrechas calles del municipio. En esta ocasión, la parte final del recorrido se realizó rápidamente ante la caída de las primeras gotas de lluvia que anunciaban el posterior chaparrón, por lo que las imágenes estuvieron menos tiempo en las calles.
     La procesión del Encuentro es muy esperada por los vecinos de Jubrique a lo largo del año y también llama mucho la atención de los cada vez más numerosos visitantes que acuden desde otros puntos para contemplar este desfile procesional, en el que se viven algunos de los momentos más destacados y emotivos de la Semana Santa de Jubrique.