Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

LA SEMANA SANTA DE JUBRIQUE: TRADICIÓN, CULTURA Y SINGULARIDADES

Ayuntamiento de Jubrique

Noticias

LA SEMANA SANTA DE JUBRIQUE: TRADICIÓN, CULTURA Y SINGULARIDADES

     Los jubriqueños siempre viven con intensidad su Semana Santa con la celebración de una serie de actos litúrgicos que se inician el Domingo de Ramos y que, como es tradicional en el pueblo, tienen su día grande el Viernes Santo. En esta ocasión, como es sabido por todos, los actos han debido ser suspendidos a causa de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, aunque a continuación haremos un breve recordatorio de la Semana Santa de Jubrique incidiendo en sus singularidades.
     Todo comienza a mediodía del Domingo de Ramos, tras la eucaristía en la Iglesia de San Francisco de Asís, cuando los feligreses participan en una procesión que recorre los alrededores del templo y en la que no se portan imágenes, sino únicamente el cáliz mientras los vecinos llevan en sus manos palmas y ramas de olivo en conmemoración de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.
     El próximo acto se celebra en la tarde del Jueves Santo, cuando después de la misa de la tarde realiza su desfile procesional Nuestro Padre Jesús Nazareno. Ya por la noche, a partir de las 10, tiene lugar la tradicional Hora Santa frente al Santísimo.
     El Viernes Santo es el día de mayor actividad en la Semana Santa jubriqueña y también el más esperado por vecinos y visitantes, y es que a mediodía, desde la Iglesia de San Francisco de Asís, realiza su salida la singular procesión conocida como “El Encuentro”. El trono de Nuestro Padre Jesús Nazareno es el primero en abandonar el templo portado por cuatro personas, que hacen un pequeño recorrido por las calles aledañas a la plaza para volver rápidamente a este punto ya que, ante una gran expectación, pronto llega el momento en que la Virgen de los Dolores sale de la iglesia para acudir al encuentro de su hijo.
     La principal peculiaridad de esta procesión es que, en riguroso silencio y tras ser colocadas una imagen frente a la otra, la Virgen comienza a moverse, a bendecir a su hijo y a llorar por él. Estos movimientos son realizados gracias a la labor de dos personas que manejan el mecanismo articulado con el que cuenta la imagen. Después de esta sobrecogedora representación y acompañada por las piezas interpretadas por la Banda Municipal de Música de Jubrique, el desfile procesional prosigue su recorrido de alrededor de dos horas por las laberínticas calles del pueblo. Un numeroso público se suele dar cita en la localidad para contemplar esta procesión, en la que se viven algunos de los momentos más destacados y emotivos de la Semana Santa de Jubrique.
     La agenda de actos litúrgicos del Viernes Santo continúa con la eucaristía de la tarde, tras la que tiene lugar la procesión del Santo Entierro, en la que el Cristo Yacente y la Virgen de los Dolores salen a las bellas calles de Jubrique acompañados de multitud de fieles, que realizan el recorrido con emoción y recogimiento.
     Por otro lado, poco antes de la medianoche la Virgen de los Dolores, sobre su bello trono y portada por vecinos de Jubrique, sale de la Iglesia de San Francisco de Asís para realizar el desfile procesional de La Soledad en un ambiente cargado de fervor y solemnidad. Es habitual que la procesión de La Soledad sea acompañada a lo largo de todo su recorrido por centenares de personas, que portan velas y caminan en un riguroso silencio que sólo es interrumpido por la música de la banda municipal y por las saetas que, como es tradicional, siempre algún vecino o vecina se anima a cantar. Además, la Virgen de los Dolores también es acompañada por mujeres vestidas de mantilla.
     El sábado por la noche se realiza la tradicional Vigilia Pascual y el Domingo de Resurrección se pone fin a la Semana Santa con la misa de mediodía y la posterior procesión del Niño Jesús, que es portado hasta la Ermita del Chorrillo en un ambiente de júbilo con la participación de niños y jóvenes de Jubrique.